PELIGROS

En el camino hay dos peligros: el abuso de poder y la indiscreción. El abuso de poder ultraja el derecho sagrado de cada individuo, que es el “libre albedrío”. La indiscreción conduce a la pérdida. Tanto el abuso de poder como la indiscreción son causadas por el orgullo, producto de la flaqueza humana. Los dones que da la divinidad no pueden ser utilizados para el usufructo personal. Esa misma mano que somete poderosamente los Elementos quebraría a la persona como una frágil caña.
El amigo de la humanidad no puede convertirse en su perseguidor.
Saint Germain pide que no se sigan Sus huellas, sino que cada uno sea lo que es para sí mismo. El deseo de brillar ante los ojos del mundo causa muchas pérdidas.

El Maestro explica simbólicamente que su mano, que escribe esta sublime enseñanza, está marcada por los sufrimientos que el resto de la humanidad ha padecido.
Son crueles los humanos que persiguen interrogando sobre el misterio de Dios, y la única prueba que se tiene de que se sigue una Vida Superior es el propósito que se desarrolla; los testigos son los prodigios; y los defensores, las virtudes, una vida intacta y un corazón puro.
Texto extraído del libro "Saint Germain Plus" de Rubén Cedeño publicado por Editorial Señora Porteña


Artículos Destacados