PASADO


Pasado es lo que está antes del presente, y no necesariamente recuerdos; se puede creer que no se tienen recuerdos y poseer un pasado pútrido.

En una real meditación y una vida sana psicológicamente, no puede haber pasado pútrido; si lo hay, eso que se cree meditación o vida sana es una ilusión, porque la meditación y la vida es solo asunto del presente, algo fresco, diáfano, cristalino, actual, del momento, sin recuerdos. Para que no exista pasado pútrido que enturbie la meditación y la vida, es necesario sanearlo. Un pasado pútrido no saneado es una carga muy pesada en todas las acciones de la vida.

El pasado pútrido es la cloaca oculta que cada persona lleva en su subsuelo, y hasta que no esté saneada, no habrá meditación, positivismo, bienestar, diafanidad, cristalinidad, armonía, ninguna verdadera espiritualidad.

En el pasado pútrido están los traumas, sufrimientos, temores, inhibiciones, rencores, venganzas, odios, separaciones, ofensas, maltratos, mal agradecimientos, desamores, inarmonías, mentiras, ambiciones, injusticias y más. El pasado pútrido es lo que hay que sanear, desnegativizar, barrer, limpiar, sanear completamente.

El pasado pútrido solo se sanea exteriorizando, con real remordimiento, todos los daños, realizados, pidiendo perdón, perdonando a los demás y perdonándose a sí mismo.

YO EXTERIORIZO, CON REAL REMORDIMIENTO, TODOS MIS DAÑOS, PIDO PERDÓN, PERDONANDO A LOS DEMÁS Y PERDONÁNDOME A MÍ MISMO DE TODOS LOS ERRORES COMETIDOS POR MÍ Y POR TODA LA HUMANIDAD.

Extracto del libro Meditación, Iluminación y Nirvana de Rubén Cedeño.