PALABRAS DEL SANTO AEOLUS

Mediante el proceso natural de la Vida, Helios y Vesta -los seres del Sol- irradian Luz Electrónica desde el centro corazón de Sus Seres a través de las Siete Esferas. En cada período de veinticuatro horas, Ellos enfatizan los Dones y Poderes de una Esfera en particular, por medio de los grandes Elohim, Arcángeles y Chohanes que representan cada Esfera y Rayo.


Esto explica el hecho de que ciertos individuos se sientan más vitalizados el día en que su Rayo es acentuado, ya que todas las facultades, poderes y capacidades de la corriente de vida son utilizados como facetas mediante las cuales su Rayo es exteriorizado en ese período de veinticuatro horas. Los individuos que no son miembros del Rayo que está activo en el período de veinticuatro horas también podrán magnetizar esas corrientes a través de su ser, VISTIENDO EL COLOR DE ESE RAYO durante dicho período, si así escogen hacerlo.


Cada individuo encarna al menos una vez bajo la dirección de cada uno de los Siete Chohanes, a fin de desarrollar un balance y alcanzar la madurez de su propia naturaleza en cada uno de estos Rayos. Cuando alguien por naturaleza pertenece a uno de los Rayos, encarna bajo la dirección del Chohán de otro Rayo, a menudo se suscita un “conflicto” entre la tendencia natural y el deber propiamente dicho. Sin embargo, tarde o temprano, cuando el individuo se convierte en Maestro de las cualidades y virtudes de la totalidad de los Siete Rayos, regresa a su propio Chohán y completa su ciclo de expresión en el plano terrenal bajo la dirección de su propio Chohán y Maestro particular.


Las personas no deberían preocuparse ni agitarse demasiado a por saber a qué Rayo pertenecen naturalmente. Todo está bajo Supervisión Divina y Orden Divino, y en tanto dicho individuo viva su vida en armonía, pureza, paz y servicio, estará realizando su “tarea” actual y no puede fallar en regresar al Rayo natural bajo el cual completará su servicio y regresará a su Hogar para no volver a salir más.


Extraído del Libro “MEDITACIONES DIARIAS”, de Thomas Printz.

Editores: Rubén Cedeño y Fernando Candiotto.