top of page

ORACIÓN SIMPLE

Oh, Señor, haz de mí un instrumento de Tu Paz,

Donde haya odio, que yo lleve el Amor.

Donde haya ofensa, que yo lleve el Perdón.

Donde haya discordia, que yo lleve la Unión.

Donde haya duda, que yo lleve la Fe.

Donde haya error, que yo lleve la Esperanza.

Donde haya tristeza, que lleve la Alegría.

Donde están las tinieblas, que yo lleve la Luz.

¡Oh, Maestro!, haz que yo no busque tanto

a ser consolado, sino a consolar;

a ser comprendido, sino a comprender;

a ser amado, sino a Amar.

Porque:

Es dando que se recibe;

Perdonando, que se es perdonado;

Muriendo, que se resucita a la Vida Eterna.


Si nos cuesta realizar lo que dice la “Oración Simple”, insistamos un poco; y si nos sigue costando, continuemos insistiendo hasta que consigamos realizar cada una de sus puntos, sin saltar uno. Recordemos lo que dice Francisco: “Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible, y de repente estarás haciendo lo imposible”.


No hay opción de ser un Estudiante Espiritual y vivir de una forma diferente a como indica esta oración. Hay muchas oraciones para producir una transformación interior, pero ninguna tan efectiva, sencilla y poderosa como la creada por Francisco.

Extraído del Libro “FRANCISCO”, de Rubén Cedeño.

Editorial Señora Porteña.



Comments


Artículos Destacados
Artículos Recientes
Seguinos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Classic
bottom of page