OPORTUNIDADES DE EMITIR LUZ

Han llegado a un punto en que han ofrecido sus corazones y sus manos a Dios, y han preguntado: “¿Cómo puedo servir a mis semejantes?”. Les aseguro que no existe un momento en sus vidas, desde que ponen sus pies en el piso, cada mañana, hasta que sus cabezas reposan sobre la almohada, en la noche, en el que no tengan la oportunidad de llevar más luz a alguna parte de la vida, animada o (llamada) inanimada, ya sea en el Reino Humano, en el Reino Elemental, en el Reino Angélico, en el Reino Cuadrúpedo o en la Naturaleza entera. Regar una planta que está seca la hace feliz y hace que la planta emita luz. ¿Lo ven? ¡Están simples como eso!


Están rodeados de oportunidades para emitir luz.


¿Recuerdan al pequeño niño que el Maestro Ariel estaba entrenando en el control de su energía? A veces, cuando las experiencias de la vida le pesaban mucho, él se decía: “Espero que mi Maestro no me pida que emita mi luz hoy”. ¡YO LES ESTOY PIDIENDO AHORA QUE EMITAN SU LUZ CADA DÍA, CADA HORA, CADA MINUTO! Quiero labios que sonrían, corazones que canten, almas que tengan fe renovada, porque ustedes son mis embajadores. Quiero que las sombras se disuelvan, que salga el sol, que los temores y las terribles agonías de las cuales la consciencia humana es heredera desaparezcan cuando ustedes se acerquen a ellas, de manera que cuando caminen a lo largo de una habitación, esa luz vaya delante de ustedes llevando armonía.


La oportunidad es de ustedes. AHORA permítanme ver su Amor en acción. Gracias.


Extraído del Libro “ANCIANO DE LOS DÍAS”, de SANAT KUMARA.

Compilación: Rubén Cedeño,

Editorial Señora Porteña.