NO DEBER ES UNA INVERSIÓN

Si por no deber, no viajas, no vas a tiendas, no te preocupes que el no deber es una inversión. El vivir sin deudas te hará próspero y te dará viajes, tiendas y todo lo demás.


Cuando debes y no pagas, estás robando, aunque para justificarlo en tu mente digas, para encubrir el robo: “esto es una deuda y la voy a pagar”. Solo dejará de ser un robo cuando pagues lo que debes. Puedes afirmar con toda fe y confianza en Dios este tratamiento que no falla, cópialo o memorízalo y dilo cada vez que te acuerdes:


¡“YO SOY” LA DIVINA PRESENCIA DE DIOS PAGANDO INVENCIBLEMENTE TODAS MIS DEUDAS Y FACTURAS, ANIQUILANDO TODA CARENCIA EN MI SER Y MI MUNDO!


Extraído del Libro “PROVISIÓN”, de Rubén Cedeño.

Editorial Señora Porteña.


Artículos Destacados