NO APEGARSE


No apegarse es liberación, desapasionamiento, renuncia, desinterés, no adherirse, no buscar, no perseguir, no desear nada innecesario; es la no dependencia de nada, la negación de la avaricia, donde se disuelven ataduras y se acepta solo lo propio, lo que se posee buenamente por "Derecho de Consciencia", y así se deja de sufrir.


Desapego, en el caso de la meditación, es no buscar nada paranormal, como ver luces, maestros, apariciones o revelaciones; eso es tóxico, porque se trata de vórtices mentales. La contemplación, que es el más profundo estado de meditación, es precisamente observar, se uno con lo que se tiene al frente, sin apegarse a ello. Esto es en sánscrito, se dice "Vairâgya", que también se refiere a llevar una vida sin excesos, lujos, sino con lo decentemente requerido para cubrir las necesidades, con buen gusto y elegancia.

Cuando se tiene consciencia de prosperidad, la satisfacción personal es tan plena que no se desea nada de nadie, se es feliz tanto en un palacio como en un rancho, con diez pesos como con un millón. El que es rico de consciencia es feliz con lo que tiene.

Extracto del libro Meditación, Iluminación y Nirvana de Rubén Cedeño.