NIÑO DE LAS MARAVILLAS

El “'Niño de las Maravillas” es el “Cristo Interno” que nace o se despierta en cada persona cuando esta toma consciencia de sí misma, realiza todas las acciones de la vida partiendo de su “Poder Espiritual Interno”, los “Siete Aspectos de Dios” y los “Siete Principios Universales”. El “Cristo Interno” se despierta para actuar correctamente, toma decisiones acertadas, razonar sensatamente, sanarse a sí mismo salir de la miseria, realizar milagros, transformar situaciones liberarse de limitaciones y liberar a los demás. Estas son las características del desenvolvimiento del “Poder Espiritual” que trae el despertar del “Ser Interior”.


Al referirse a este “Niño”, Isaías está describiendo al "Mashíaj” o “Mesías Interior”, que, cuando nace, surge con todo el “Poder Divino” de gobernar en orden y equidad, dar paz, sosiego y toda la armonía que cualquiera desea, de modo que ninguna maldad puede contra Él.
[...]
Todo lo bueno, positivo y constructivo que intentes puede ser realizado. Tienes al Mesías dentro, con todo el Poder de la Divinidad. Si dices: “No puedo”, le estás cerrando las puertas a Dios, que puede dártelo todo. Céntrate en tu “Chispa Divina” Y afirma: “YO SOY EL MESÍAS DESPIERTO EN MI”. Tú tienes que activar a ese Mesías. Puedes decirle: “¡AMADO CRISTO INTERNO, YO TE BENDIGO!”. Esta es la meditación en tu “Ser Espiritual”, tu “Chispa Divina”.
Texto extraído del libro "BIBLIA" de Rubén Cedeño publicado por Editorial Señora Porteña
Artículos Destacados