NATURALEZA DE LOS ÁNGELES

Los Ángeles están presionando para que establezcamos nexos con ellos, y mediante ese contacto, mejoremos nuestra manera de vivir. En esta Nueva Era volveremos a ver y a hablar con los Ángeles como hemos oído decir que lo hacía la gente en épocas remotas, así como lo narra la Biblia y los libros sagrados de otras religiones. La “Hermandad de los Ángeles” cada día tiene más contacto con nosotros.


Desde pequeños hemos oído hablar de los Ángeles, pero prácticamente los conocemos muy poco. El día de nuestro nacimiento nos fue colocado un “Ángel Guardián”, que desde ese instante y hasta el momento en que desencarnemos, nos acompañará. Es un gran consuelo saber que tenemos un amigo con el cual podemos contar en los momentos de aparente soledad, necesidad de ayuda y consuelo.


Los Ángeles son canales de la “Divina Presencia de Dios Yo Soy”, que sirven como transmisores de Su Magno Poder; por lo tanto, el conocer esta evolución no debe hacer que nos volvamos devotos exclusivos de la misma y apartemos la conciencia de Dios en nosotros. Los Ángeles no son más que la Divina Presencia de Dios, y no debemos adorarlos ni mistificarlos; pero constantemente debemos agradecerles amoro-samente la valiosa ayuda que nos prestan.


Podemos vivir inmersos en el mágico mundo lleno de milagros que producen los Ángeles; sólo tenemos que creer en Ellos, invocarlos y hacer las cosas que a Ellos más les gustan que hagamos, para mantenerlos a nuestro lado.



Extraído del Libro “ÁNGELES”, de Rubén Cedeño.

Editorial Señora Porteña.



Artículos Destacados