MILAGRO

DEFINICIÓN DE MILAGRO


Un Milagro es un hecho que no se puede explicar a través de las leyes naturales, atribuido a una intervención sobrenatural del origen divino que puede ser de Dios, uno de sus Santos, Maestros, Profetas, Arcángeles o Seres de Luz.


Ordinariamente, se dice que ha ocurrido un Milagro cuando sucede algo que parece imposible. Se considera que realizar un milagro es ejecutar algo irrealizable, hacer mucho más de lo que se puede lograr comúnmente con los medios disponibles. También es un Milagro escapar de un gran peligro o salvarse de una situación difícil.


LOS MILAGROS EXISTEN


Los Milagros existen, claro que existen; muchas personas son testigos presenciales de milagros extraordinarios. Los que no creen en Milagros, por lo mismo que no creen en ellos, alejan de sus vidas la posibilidad de que les ocurran.

Como todo es mente y sentimiento, si tienes la creencia y el sentimiento de que te puede acontecer un milagro, el mismo sucede; si dudas, no se produce.


MILAGRO PASIVO Y ACTIVO


Ante el hecho de un milagro, hay dos elementos; uno pasivo y otro activo. Sucede un “Milagro Pasivo” cuando una persona que necesita de un Milagro es beneficiada por el mismo sin hacer nada, sin tener los elementos mínimos para ser su beneficiaria. Ocurre un “Milagro Activo” cuando una persona con el conocimiento de Milagros, estando o no necesitada de uno, se propone, por intercesión de Dios, producirlo. En el caso de Jesús, el enfermo o endemoniado era el necesitado y el elemento del “Milagro Pasivo”; Jesús, con su invocación, oración o decreto, era el sujeto del “Milagro Activo”, el que lo producía.

Extraído del Libro “MILAGROS DE CURACIÓN Y OTRAS COSAS”, de Rubén Cedeño.