MI ÚLTIMA ENCARNACIÓN

¡Oh, Amadas Flores de Loto que descansan en el Pecho del Eterno Dios, me inclino ante la fragancia de sus pétalos abiertos, en agradecimiento por la oportunidad que me han ofrecido de brindarles mi Amor!


¡Cuánto tiempo he amado la vida! Y ahora, según me han dicho Aquellos que gobiernan la evolución de este pequeño planeta, ustedes han expresado, ante la Hueste Celestial, ser amantes de la vida. Cuán feliz Estoy de encontrar a tantos seres que han demostrado amor la vida.


Hace tanto tiempo que no hablo con personas que todavía llevan vestiduras de carne, que solo puedo transmitirles mi Amor por ustedes a través de los sentimientos. Amar la vida es un hermoso regalo, porque abre las Puertas a la Inmortalidad.

Extraído del Libro “CAMINO DEL MEDIO”.

Autor: SIDDHARTA GAUTAMA BUDDHA.

Compilación: Rubén Cedeño.

Editorial Señora Porteña.