META MILAGROS - LOS 40 MILLONES

Estaba sentado en un avión, en mi asiento de clase turística, viajando a Miami para dar conferencias de Metafísica, cuando, por el alta voz, me mandaron a llamar, diciéndome que ese no era mi asiento, sino un puesto en primera clase. Me negué, pero una señora me dijo: “Yo sabía que usted venía en este vuelo. Soy dueña de una agencia de viajes y le mandé a pagar su pasaje en primera clase porque necesito hacerle una consulta”.


Despegó el avión y la señora me dijo que estaba arruinada, pues debía 40 millones de dólares, que cómo hacía. Aunque yo nunca había precipitado 40 millones de dólares, le expliqué la Oración Científica y le dije: “El problema más difícil está resuelto. Ese dinero ya existe, ya fue fabricado, está en los bancos. Decretamos ahora que ya está en tus manos. Demos gracias porque ya lo tienes, en armonía para todo el mundo, bajo la gracia y de manera perfecta”. No volví a ver más nunca a la señora, hasta que un día, dando conferencias en Ciudad de México, ella apareció; lo primero que le pregunté fue acerca de la deuda de los 40 millones de dólares, y ella me dijo: “Te invito a cenar en mi casa y te lo cuento todo”.


Cuando llegué a su casa, vi que era una mansión. Ella me contó lo siguiente: “Apliqué lo que tú me dijiste, y en Santo Domingo, cuando fui a vender mi casa de la Romana, en una fiesta, me enamoré de un hombre y le dije que no me podía casar con él porque estaba arruinada, pues debía 40 millones de dólares. El señor me contestó: ‘Eso no es ningún problema. Yo te pago la deuda y te casas conmigo’, y así fue”.


Extraído del Libro “MILAGROS DE CURACIÓN Y OTRAS COSAS”, de Rubén Cedeño.