MEDITACIÓN VINCULADORA


La meditación es imprescindible en todos los fueros y facetas del saber, permite que la persona se conozca profundamente a sí misma, concienciar el porqué de los procesos mentales, emocionales y físicos que conducen a la automaestría, de lo irreal o a lo "Real", de las tinieblas a la "Luz", de la muerte a la Inmortalidad. La verdadera meditación disuelve sufrimientos, aclara enigmas, resuelve situaciones. Si el sufrimiento es causado por la ignorancia, la meditación despierta a la conciencia y, por supuesto, a la sabiduría, que es la única destructora del mal.

Explica Helena Petrovna Blavatsky: "El medio más eficaz para adquirir conocimiento y disponerse a recibir la sabiduría es la meditación".

Expresa Krishnamurti: "Es extraordinariamente importante conocer y comprender la profundidad y belleza de la meditación.¿Existe algo inmutable, sagrado, absolutamente puro, no contaminado por ningún pensamiento, por ninguna experiencia? Para descubrir eso, para dar con ello, es imprescindible la meditación. No la meditación repetitiva; eso carece por completo de sentido. Dar con esa energía que no tiene principio ni fin es la verdadera profundidad y belleza de la meditación. Ello requiere libertad con respecto a todo condicionamiento. Si hay meditación, no es posible ir más allá de los límites del pensamiento, de la mente y el cerebro".

Extracto del libro "Meditación, Iluminación y Nirvana" de Rubén Cedeño