MEDITACIÓN

La “Meditación Esotérica” se hace cada mañana con la finalidad de alinearse con el propio “Cristo Interno” o Alma, la Jerarquía Espiritual de Shamballa y las Almas de toda la humanidad, con el propósito de servirles, resolviéndoles sus problemas para que dejen de sufrir. (…) Conseguir la conexión con el “Cristo Interno” o “Alma” es el único objetivo por el cual se viene a la encarnación, y la meditación vertical lo facilita. Cuando no se mantiene el estado de conciencia del “Cristo Interno” o ALMA, se producen dudas, debilidades, incertidumbres, bajones, desarmonías, enfermedades, escasez, inquietud, desconexión espiritual, ataduras externas incómodas. Acota el Maestro Koot Hoomi: “Es preciso que tú busques, en la profundidad de tu ser, hasta encontrar al Dios en tu interior y escuchar Su voz, que es TU voz”.

LA MEDITACIÓN ME DA

I. La Meditación en mi “Cristo Interno” me da: Fuerza, Seguridad, Bondad, soluciones y beneficios para mí y la humanidad. II. La Meditación en mi “Cristo Interno” me da: Sabiduría y Discernimiento. III. La Meditación en mi “Cristo Interno” me da: Amor y el despertar del centro cardíaco. IV. La Meditación en mi “Cristo Interno” me da: Armonía, Pureza y Conexión Divina. V. La Meditación en mi “Cristo Interno” me da: la construcción del Antashkárana, y la Vinculación con mi “Loto Egoico”, la conciencia del Maestro y los estudiantes de su Áshram. VI. La Meditación en mi “Cristo Interno” me da: Paz, Misticismo, Prosperidad y nobles ideales. VII. La Meditación en mi “Cristo Interno” me da: Amor Compasivo y Libertad Interior.

Extraído del Libro “PRIMERA INICIACIÓN”, de

Rubén Cedeño.