MAHÂSAMÂDHI DE YOGÂNANDA


Hotel Biltmore 5.1.2010


El 7 de marzo de 1952, en el Hotel Millenium Biltmore de Los Ángeles, California, Paramahansa Yogânanda entró en Mahâsamâdhi. Hacer el Mahâhamâdhi es abandonar voluntariamente el cuerpo sin necesidad de pasar por el proceso llamado muerte, e irse al Nirvana. Esto es la negación absoluta de la personalidad por el resto de la encarnación. Solo los grandes Maestros pueden hacer esta práctica e irse de la encarnación sin agonía, ni sufrimiento, rápidamente y sin problemas.


Al entrar apenas a la recepción del Hotel, ante mi requerimiento de saber dónde desencarno Yogananda, uno de los botones me dijo: “Fue aquí mismo, en la recepción. Este sitio en los años cincuenta era un salón de banquetes, y la entrada al hotel era otra”. De esta manera, el botones me llevó a pocos pasos y me señaló donde había desencarnado Yogânanda, me indicó el pretil derecho de una fuente de mampostería; allí me marcó el lugar donde se había sentado, se había tomado su última foto, y había caído el cuerpo sin vida de Yogânanda. Como fenómeno inusual, desde entonces, toda la fuente, como es natural, por el contacto con el agua se enmohece, pero el lugar que contactó la presencia de Yogánanda permanece completamente seco. Me dijeron que este fenómeno es estudiado por muchos curiosos.


Ese día, en el Hotel Biltmore, en la cena que participaba Yogânanda había una gran concurrencia de personalidades tanto del estado de California como de la India, entre los que se encontraba el Embajador de este país el Señor Sen. Semanas antes, Yogânanda les había anunciado a sus discípulos más cercanos que estaba próximo a abandonar este mundo.