MÁNTRAM DE PROTECCIÓN

Maestro El Tibenano

Compilado por R. C.


Que se selle la puerta donde se hall el mal.

Que se construya una muralla protectora.

El imperio del mal debe terminar ahora.

¡Ha llegado a su fin el dolor!

Las fuerzas del mal, ahora son inmovilizadas,

y selladas en el lugar que les corresponde.

Por medio del "centro que llamamos la raza de los hombres",

actúa el Plan de Amor y de Luz,

y asesta el golpe de muerte al mal,

al egoísmo y a la separatividad,

sellándolos para siempre en la tumba;

así también se cumple el propósito

del Creador de todas las cosas.

Todo lo que obstruye e impide la manifestación de la Luz,

desaparece ahora ante el propósito del Alma.

El mal en sí es una ilusión.

El bien debe finalmente triunfar.



Extraído del Libro “ESOTERISMO DE LA METAFÍSICA – TOMO III”, de Rubén Cedeño.

Editorial Señora Porteña.


Artículos Destacados