LOS ÁNGELES Y LA HERMANDAD DEL TEMPLO DE LA ASCENSIÓN

El Templo de la Ascensión está consagrado a proveer una CORRIENTE DE ENERGÍA ASCENDENTE que, una vez estemos lo suficientemente purificados, nos permita regresar al Ámbito de Perfección y convertirnos en un Ser Ascendido.


Ningún ser no-ascendido puede lograr la Ascensión por su cuenta, debido a la masiva acumulación de energía calificada discordantemente que llena la atmósfera de la Tierra. En el momento en que hayamos cumplido nuestro servicio a la vida, algún miembro de esta Hermandad nos asistirá para que nos elevemos sobre la Llama de la Ascensión al Reino de Dios. Se nos solicita que si estamos interesados en visitar el Templo de la Ascensión en Luxor, llevemos de vuelta a nuestros mundos individuales, hogares, auras y conciencias, esa energía elevadora, flotante y jubilosa que es la Actividad de la Ascensión.


Los Ángeles y la hermandad del Templo de la Ascensión recogen toda alabanza, adoración, canto, devoción y bendición hecha por nosotros cuando realizamos servicios y tratamientos. Por lo tanto, todas nuestras oraciones e invocaciones ya son parte de la Llama de la Ascensión. De esta manera, cada uno de nosotros amplía el caudal de energía ascendente de esta Llama, mediante su propia participación personal y colectiva en tales servicios. Esta Llama es utilizada libremente por el Reino de la Naturaleza, en la resurrección sucesiva de cada primavera. La Hermandad de Luxor se responsabiliza por nosotros cuando despertamos al deseo de culminar nuestro ciclo de encarnaciones, aplicando esta Llama.


Extraído del Libro “EL CIELO”, de Rubén Cedeño.





Artículos Destacados