LIMOSNA


"Didajé": "A todo el que te pida, dale y no le reclames nada, pues el Padre quiere que se le dé a todos de sus propios dones. Bienaventurado el que da conforme a este mandamiento; pues este es inocente. ¡Ah del que recibe! Si recibe porque tiene necesidad, será inocente; pero si recibe sin tener necesidad, tendrá que dar cuenta de por qué recibió y para qué: puesto en prisión será examinado sobre lo que hizo, y no saldrá hasta que no devuelva el último centavo. También está dicho acerca de esto: "Que tu limosna sude en tus manos hasta que sepas a quién la das!"

Cuando tienes c"Consciencia de Prosperidad", las provisiones vienen a ti como la respiración: cuando exhalas y te quedas sin una pizca de aliento, vuelves a respirar, y hay tanto aire que jamás se te ocurra pensar que pueda faltarte. Esto sucede cuando tienes la conciencia certera de que "Dios Proveerá" sin lugar a duda. No le des poder a las carencias, diciendo: "no tengo". Afirma con fe: "DIOS ES MI PROVISIÓN ILIMITADA DE DINERO Y DE TODA COSA BUENA". Por Eso: "A todo el que pida, dale, dale y no le reclames nada, pues el Padre quiere que se dé a todos".

Extracto del libro: "Didajé" de Rubén Cedeño

Artículos Destacados