LEGADO DEL RAYO VIOLETA

El “Rayo Violeta” fue legado públicamente por primera vez, al mundo occidental, por el Maestro Saint Germain, a través del Señor Guy Ballard, el 16 de agosto de 1930, fecha en la que se contactaron físicamente al lado de un arroyo en Mount Shasta, al norte del Estado de California, en los Estados Unidos de Norteamérica.

En el verano de 1951, el Maestro El Morya le solicitó a la “Gran Ley Cósmica” que los “Siete Chohanes de los Siete Rayos” se unieran para concederle a la Tierra, de forma pública y develada, “La Actividad del Séptimo Rayo”, y esta dispensación le fue otorgada. Los Maestros enviaron siete cartas a chelas de la Tierra que tenían contacto con la Jerarquía, exponiéndoles el “Plan de Salvación” de la “Actividad del Séptimo Rayo”. Tres cartas contestaron negativamente, y cinco, afirmativamente. De la aceptación de este Plan por parte de la humanidad, dependía el que se les dieran a los Maestros otras dispensaciones. A partir del 15 de abril de 1952, el Mahá Chohán permitió que, por intermedio de Geraldine Innocente –o Lady Myriam–, los Maestros expresaran Sus propios puntos de vista y Sus propias palabras, e informaran acerca de la Gran Hermandad Blanca a través una revista que ella publicaba, para perforar, de esta manera, el velo que separa los reinos internos y externos. Todas estas revistas están compiladas en cerca de 17.000 páginas vertidas en los libros que se publican como “Colección Maestros Ascendidos”.






El “Séptimo Rayo Violeta” está bajo la jurisdicción del Maestro Saint Germain, y será la emanación predominante sobre el planeta Tierra durante dos mil años, aproximadamente, desde 1954 hasta el año 3954.