LA METAFÍSICA NO SE NIEGA

La Metafísica no se le niega a nadie. Todo ser humano que lo desee tiene el derecho inalienable de estudiar y de que se le comunique la Enseñanza Espiritual Metafísica. Este privilegio no se le niega a nadie, no importa quién ni cómo sea. Por esta razón, de la Metafísica no se expulsa a ninguna persona, aunque existan razones que se consideren más que justificadas para hacerlo. Se puede dar el caso de que un estudiante de Metafísica sea un infractor de la ley, y que, hasta por este motivo, se lo juzgue legalmente y se le niegue la libertad; pero jamás se le alienará el derecho de recibir la Enseñanza Metafísica. Esta es la razón por la que existen grupos de Metafísica hasta en las penitenciarías.

En la Metafísica no se expulsa a nadie, la gente se va sola cuando no está en armonía con esta Enseñanza, y los Principios Universales se ocupan de ubicarla donde le corresponde. De todas formas, si han sido expulsados de algún grupo de Metafísica, me pueden buscar, ya que tengo un grupo que se llama: “Grupo de expulsados de la Metafísica”. En la Metafísica no existe ningún tipo de excomunión. Dentro de todo grupo de Metafísica siempre existe el “Estudiante Garantía” que es el peor de todos, y el hecho de que a este no se lo expulse es la garantía de que todos los demás, los menos malos, no serán expulsados.





La Metafísica es incluyente con todas las personas. La postura incluyente de la Metafísica se basa en la siguiente instrucción del Mae