LA METAFÍSICA DA PAZ

En cuanto a las personas que en Metafísica no están de acuerdo con determinadas ponencias, quieren polemizar, cambiar las cosas, oponerse o atacar, son libres de hacerlo con quien les crea sus planteamientos, pero no con los grupos ni en los centros de estudio, que ya tienen programas pedagógicos con objetivos trazados que dan lucidez, porque “la Metafísica da Paz”. Y si la Metafísica no da Paz, esto se debe a que estas personas tienen que seguir trabajando internamente para conseguir los objetivos de esta Enseñanza, o bien esta no es la que deben estudiar y son libres de buscar otra. Por eso no se trata de convencer a nadie de los planteamientos de la Metafísica, por medio de discusiones o polémicas. El que no está de acuerdo es libre de buscar otras opciones.


Una característica que se debe tener en cuenta, en todo momento, es que “la Metafísica da Paz”, a diferencia de otros estudios que puedan causar polémica, discusión, perturbación o confusión. El estudio de la Metafísica produce “Paz”, “Armonía” y “Tranquilidad”.


Cuando los planteamientos de la Metafísica y sus exponentes son atacados, condenados o calumniados, siempre se responde PERDONANDO. Si alguna persona, religión o grupo espiritual critica, condena, amenaza o se declara en contra de la Metafísica, esto significa que debe contemplar el Perdón en sus estudios. Por eso, la Metafísica jamás está en contra de ninguna religión. La Metafísica es como el aire que se aspira: se lo siente, pero no se lo ve ni se lo toca porque no tiene consistencia física. Decir que se está en contra de la Metafísica, o viceversa, es como ir en contra del aire, que, si no se lo respira, no se tiene vida. La Metafísica es como el aire, que está en todas partes.


LA METAFÍSICA DA PAZ, por Rubén Cedeño.

Libro: GRAN COMPENDIO DE LA METAFÍSICA.