ISAÍAS

Isaías, Profeta Mayor de Israel, el Príncipe de los Profetas, nació y vivió en Jerusalén ochocientos años antes de Jesús; reveló el nacimiento del Cristo Interior, lo que fue interpretado como profecía del nacimiento de Jesús.


“El Niño de la Maravillas” de Emmet Fox se basa y es el desarrollo interpretativo de ciertos párrafos del capítulo nueve del “Libro de Isaías”, que forma parte del “Antiguo Testamento” de la Biblia. En este capítulo se hace referencia al nacimiento de un “Niño” –que no es otro que nuestro “Dios Interior”-, lo que ha sido tomado por los cristianos como profecía del nacimiento del Maestro Jesús; asunto muy acertado, ya que Jesús es la encarnación de un Cristo perfectamente despierto, y su nacimiento en la gruta de Belén –asunto que acaeció muchos años después de que Isaías escribiera esto-, es alegórico del nacimiento de la Conciencia Crística en el corazón de cada ser humano.


Isaías dice literalmente en su libro: “El pueblo que andaba a oscuras vio una Luz grande. Los que vivían en tierra de sombras, una Luz brilló sobre ellos. Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado. El Gobierno estará sobre sus hombros, y se llamará su nombre ‘Maravilloso’, ‘Admirable’, ‘Consejero’, ‘Dios Todopoderoso’, ‘Padre Eterno’, ‘Príncipe de la Paz’”.


Extraído del Libro “EL NIÑO DE LAS MARAVILLAS DE EMMET FOX, de Rubén Cedeño.

Editorial Señora Porteña.



Artículos Destacados