top of page

HOY ESTARÁS CONMIGO EN EL PARAÍSO

Jesús fue crucificado junto a dos ladrones, y mientras uno de ellos lo insultaba, el otro le dijo: "Acuérdate de mí cuando estés en tu reino", y Jesús tuvo la Compasión Infinita de contestarle: "De cierto te digo, que hoy estarás conmigo en el paraíso".
No condenes a nadie, por muy malo que sea o aunque te haya hecho mucho mal; la Misericordia Divina puede hacer que hoy estés con elenco en el paraíso.

San Dimas, el buen ladrón y Jesús

Si Jesús le habló de esta manera a un ladrón, nosotros no podemos decirle a alguien: "Vas a ir al infierno", te vas a condenar en el fuego eterno", "eres de las fuerzas siniestras", "eres como un muerto que camina entre los vivos". Hasta el ladrón tiene lugar con Él en el Cielo.
El ladrón, facineroso y malvado que ha hecho daño, también tiene la oportunidad -por medio de la Misericordia- de ir al Cielo, así como nosotros, con nuestro ego y orgullo espiritual, creemos que vamos a ir.
No seas orgulloso, creyendo que te vas a salvar, mientras un hermano humano tuyo se condena. Para ascender a los planos de Luz, no debemos estar en litigio con ninguna corriente de vida, ya sean delincuentes, ladrones, malos maestros, falsos instructores y mentirosos; por eso Jesús estuvo crucificado con dos ladrones a los lados y una prostituta llorando a sus pies. La bendita y bella boca de Jesús le prometió el Cielo a un ladrón, para que no condenemos a nadie, ni siquiera a los peores seres de la Tierra.
Fragmento extraído del libro "METAFÍSICA CRISTIANA" de Rubén Cedeño publicado por Editorial Señora Porteña (Metafísica).






Comentários


Artículos Destacados
Artículos Recientes
Seguinos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Classic
bottom of page