GANDHI

IGUALDAD Y DESIGUALDAD

Los seres humanos son, en esencia, iguales, aunque externamente no; existe la ilusión de que algunos son diferentes o superiores a otros y los que se creen superiores agreden y son violentos con los que consideran inferiores. Pero el realmente inferior es el violento que agrede en nombre de su supuesta superioridad, que puede estar encubierta bajo un puesto de trabajo privilegiado con influencia, una militancia política, un credo religioso o un nacionalismo.


Cada vez que grupos opuestos se enfrentan, es necesario poner en práctica los principios de la "no-violencia", el "Ahimsa" o "Satyagraha" que Gandhi ejemplificó para liberar la India.


Gandhi fue gurú sin serlo. No era político, tampoco sacerdote ni presidente. Gandhi fue un simple ciudadano que estudio abogacía en Inglaterra; después de terminar sus estudios lo asignaron a Sudáfrica, donde gestó algo que fue madurando lentamente: el cómo liberar a la India, un país tan grande, de un gigante como Inglaterra; y lo hizo de una manera genial, a través del “Ahimsa”, la “no violencia”, que aprendió del gran maestro Mahavira y en el cual ese basó el Jainismo.


Gandhi le pertenece al mundo, y su enseñanza de "no violencia" es un requerimiento universal para conseguir todo de forma no violenta, sin ir contra nadie o sin una conflagración mundial.