FUNCIÓN DEL MAESTRO Y EL DESENVOLVIMIENTO DEL ALMA

El desenvolvimiento de la “Triple Llama Triple” es un asunto muy complejo; esto es lo que se suele llamar el “Despertar el Cristo”, algo que algunas escuelas espirituales de la Nueva Era han tomado un poco a la ligera, como así también la escucha de su voz, que es la “Voz del Silencio”. Es necesario que se sepa que el verdadero desenvolvimiento de la “Divina Alma” solamente se puede lograr con las “Iniciaciones Mayores” que solo otorga “El Iniciador Uno”. Por consecuencia, el paulatino despliegue de los “Pétalos Ígneos del Loto Crístico” solamente se puede realizar con la guía de un Maestro experto en esta materia, quien generalmente, al principio, pone a los alumnos legos en manos de un facilitador humano, que puede o no ser discípulo suyo y que todavía no es un maestro.



Esto de decir que en la Nueva Era no hace falta tener maestros no es nuevo; lo hicieron en la Atlántida los que se separaron del “Sacerdocio de la Luz”, para que nadie desplegara los Pétalos de su Loto Crístico, nadie tomara el “Sendero Espiritual”, y así se perdieran en el “Camino de Regreso al Padre”. Algunos de los que desviaron el sendero de muchas almas inocentes en aquel entonces, siguen encanando respaldados por una logia cuya intención es hundir a la humanidad, consiguiendo que jamás contacte a su “Ángel Solar”. Esta es una lucha que todavía se está liberando en los planos internos. Hay personas que no quieren tener maestro porque pertenecen a esa tendencia atlante, y son libres de hacerlo. Pero las escuelas respaldadas por la Fraternidad Blanca, conformada por Adeptos que tienen discípulos, conocen el Sendero que estamos siguiendo y el principio expresa: “Sin Maestro no hay Ascensión”.


Extraído del Libro “ESOTERISMO DE LA METAFÍSICA”, de Rubén Cedeño.

Artículos Destacados