FIEL A LA VERDAD

New York, 1995
A lo único que se le debe ser leal es a la Verdad, y, por consecuencia, al sostenimiento de una relación dulce y amorosa con aquel ser que nos facilita verla, y comprenderla, así como con aquellos con quienes se la comparte. Esta Verdad no es la revelación de un conocimiento hecha por un Maestro o “Escuela Espiritual”, es la percepción de las cosas tal cual son, sin el velo de la mente, de los sentidos, la opinión de los religiosos, la sociedad o la familia.
La Metafísica es una Sabiduría libre y vasta, una tierra sin fronteras, mares sin fondos y cielos sin cenit, donde nunca se llega a un trazo postrero y todos son libres de comunicarla sin salvedades de ninguna especie.


En el estado de observación meditativo, sin los vórtices de la mente, se está en estado de “atención”, que es lo único que permanece más allá de esta vida de opuestos.
La realización del “Ser Interno”, los “Siete Aspectos de Dios” y el cumplimiento de sus Principios son la finalidad suprema de la vida, y en el logro de esto se justifica toda la literatura, actividades, estudios, meditaciones, observaciones, esfuerzos y palabras en la Metafísica.

Extraído del libro "Perfil de la Metafísica"de Rubén Cedeño, Editorial Señora Porteña
Artículos Destacados