FALSA LIBERTAD

Libertad no es hacer lo que se nos viene en gana, eso es estar preso de las pasiones. Hay quien se cree libre y está preso de sus propios deseos y hay quien cree estar preso de un orden y disciplina y está libre de una cantidad de aberraciones como la ignorancia, la estupidez, la inarmonía, la mentira, las equivocaciones, la estafa, el desorden, la fealdad, el mal gusto y el mal hablar. El mejor ejemplo de la paradoja de lo que puede ser la libertad, la representa el monje que se siente preso de la severidad del monasterio porque no lo dejan beber alcohol, llegar tarde a los servicios, andar desaseado y dice que se libera, se va al mundo para andar libre en la calle preso de las pasiones, el alcoholismo, las deudas, el engaño y el desfalco ¿Dónde el monje era realmente libre?


Hay personas que se consideran presas o bajo la dictadura de quien no los deja ser desordenados, indisciplinados, mal educados, faltos de programación, vivir sin estudiar, sin ética, sin consumir drogas o robar y creen liberarse de esto al caer presos del caos, la estupidez, la mediumnidad, la escasez, las deudas, la chapucería y patanería. Hay quienes se consideran presos de los que no los deja dar rienda suelta a su envoltura astral y les impiden caer en canalizaciones astrales, vivir atados a pasiones desenfrenadas que son las ataduras del astral y quieren ser libres para vivir como un barco a la deriva sin timón, capturados por cascarones astrales. Hay personas que se consideran presas porque a nivel mental están cumpliendo reglas que los hacen vivir con ética, con una disciplina, con un orden que los mantiene libres del desorden, de fanatismos, supersticiones, extorsión, cualquier superchería o de ser una secta.
[... ]
La auténtica libertad está en el orden y la correcta exposición de la “Enseñanza Interna”. Implica conocer y tratar de vivenciar los “Siete Principios Universales”, los “Siete Aspectos de Dios” y el conocimiento de las Envolturas Invisibles. Invisibles. Estamos libres de poseer, dar o perseguir “secretos” supuestamente espirituales, ya que los únicos secretos que existen son los que no se pueden decir por más que se intente ya que si se dicen, no se entienden. Nadie puede ser libre si está separado de los demás, ya que está preso de ser una división más en el mundo, lo cual es la atadura más grande que pueda existir. A lo que los Maestros de Sabiduría llaman la “gran herejía”.
Extraído del libro "Perfil de la Metafísica", Editorial Señora Porteña
Artículos Destacados