ESPADA DE LLAMA AZUL


He esgrimido hoy mi Espada de Llama Azul en esta ciudad, para cortar las impurezas y la imperfección: y si ustedes continúan haciendo sus invocaciones, quien sabe el gran cambio que tendrá lugar aquí. En la altitud del sitio en que se encuentran, ustedes deberían gozar de las más grandes bendiciones. Deberían tener menos que enfrentar que en las grandes ciudades que se hayan a alturas menores. Por lo tanto, al traer a los Mensajeros en esta ocasión, ninguno de ustedes sueña siquiera con los resultados que se desplegarán en el futuro.


Esta Magna Radiación se está descargando aquí y se está difundiendo por todo el mundo. ¿Se regocijarán hoy por erguirse sobre la cima de una montaña donde esta Radiación puede verterse al resto del planeta? Algunos de ustedes podrán decirme: “¿Acaso no notas las condiciones existentes en nuestra ciudad?”. Claro que me doy cuenta de ellas, ¡pero igualmente sé que esas condiciones no tienen poder para permanecer! ¡Ustedes deberían saber lo mismo! Sus funcionarios, sus condiciones políticas y demás no tendrían poder alguno, si ustedes, como habitantes de esta ciudad, lo supieran también e invocaran pidiendo que personas Amigas de los Maestros Ascendidos fueran puestas en todos los cargos oficiales. Entonces, sus invocaciones serían respondidas por el Poder de la Luz, y sabrían que las condiciones humanas no tienen poder en su ciudad.


Extraído del Libro “DEFENSORES DE LA LUZ”. ARCÁNGEL MIGUEL.

Editorial Señora Porteña.



Artículos Destacados