ENSEÑANZA ILUMINADORA

Kashmir, India, agosto de 1993


LO MÁS IMPORTANTE


La gente no necesita una nueva religión, un nuevo maestro o una nueva creencia; lo más importante que la humanidad precisa es que se le comunique una “Enseñanza Iluminadora”, que le resuelva los asuntos cotidianos que le aquejan en la vida, y poner en práctica esa Enseñanza.


Parafraseando al filósofo Nãgãrjuna, la “Enseñanza Iluminadora” se debe comunicar:

1. De acuerdo a las necesidades del que la requiere.

2. De acuerdo a la capacidad mental del que la recibe.

3. De acuerdo a las correcciones que tenga que hacer el que la recibe.

4. De acuerdo al nivel del que la recibe.


La “Enseñanza Iluminadora” se ocupa de ayudar a desenvolver la Consciencia y a vivir de acuerdo a los Siete Aspectos de la “Totalidad de la Vida” y los “Siete Principios Universales”, para dejar de sufrir y disfrutar de la felicidad, que es un “Derecho de Consciencia” de la humanidad.


Si hay delincuentes en las cárceles y gente sufriendo en los hospitales, o en cualquier parte, esto se debe a que no conocen ni practican una “Enseñanza Concienciadora”. Si nos dedicamos única y exclusivamente a comunicar la “Enseñanza Concienciadora”, estaremos haciendo lo más grande que se puede realizar por otra persona.


LA VERDADERA “ENSEÑANZA ILUMINADORA” PERSIGUE LA ELIMINACIÓN DEL SUFRIMIENTO, Y COMUNICARLA ES EL ACTO DE AMOR COMPASIVO MÁS GRANDE DE TODOS LOS TIEMPOS.


LO ÚNICO SAGRADO


La “Enseñanza Iluminadora” es lo único sagrado que existe. Los templos y sus imágenes no son tan importantes y sagrados como una “Enseñanza Iluminadora”, y su práctica no tiene nada que ver con rituales, oraciones, mantras y ejercicios religiosos.


Extraído del Libro “NO SUFRAS MÁS”, de Rubén Cedeño.

Editorial Señora Porteña.


Artículos Destacados