EL PERDÓN CAMBIA NUESTROS MALES EN BIEN

Cuando sufrimos debido a que no se nos cumple nuestro PLAN DIVINO DE PERFECCIÓN, y estamos enfermos, desahuciados, infelices, deprimidos, insatisfechos, sin un motivo para seguir viviendo, es porque hemos usado negativamente el Principio de CAUSA Y EFECTO y el Principio de MENTALISMO. Con solo cambiar las CAUSAS y nuestra manera de PENSAR, podemos modificar las cosas; pero si es que le hemos hecho algo malo a alguien, con un gesto desairado, lo hemos criticado, le hemos robado algo material, intelectual o emocional, lo único que podrá restablecer nuestro PLAN DIVINO DE PERFECCIÓN, es poner en práctica la aplicación del Rayo Violeta del PERDÓN Y DEL OLVIDO, siempre y cuando sea usado conscientemente, meditativamente y con su debido sentimiento. LA LEY DEL PERDÓN Y DEL OLVIDO puede disolver todo lo que nos ha sumido en una negatividad espantosa, contra la que nos sentimos impotentes, restituyendo nuestra salud, felicidad, entusiasmo y satisfacción, encontrando así una razón para vivir.


APLICANDO EL PERDÓN


LA LLAMA VIOLETA TRANSMUTADORA es muy fácil de aplicar. Afirmemos, sintiendo y pensando: “INVOCO LA LLAMA DE LA LEY DEL PERDÓN Y DEL OLVIDO, BORRANDO TODO REGISTRO Y MEMORIA NEGATIVO QUE INTERFIERA EN MI PLAN DIVINO DE PERFECCIÓN”.

Extraído del Libro “EL CIELO”, de Rubén Cedeño.