EL MAESTRO SAINT GERMAIN HABLA DE LA PRECIPITACIÓN Y EL SUMINISTRO

Todo lo que necesitamos hacer para traer algo a la forma es sostener la atención consciente sobre nuestra imagen mental o forma visualizada. Esto crea un foco para la concentración y condensación de la Luz Electrónica en el éter que llena el espacio por doquier. Nuestro sentimiento, junto con la imagen mental, establece una actividad de atracción –un tirón magnético- sobre la Sustancia Electrónica Pura.


La más grande de todas las Fundamentaciones es recordar ¡siempre! que, tanto en el ser más bajo como en el más Alto Universo, la única Presencia y Poder que puede mover o hacer algo constructivo es esa Inteligencia Consciente que reconoce su propio Ser y Manifestación al decretar “YO SOY”, seguido de la cualidad que sea que el Ser desea traer a la existencia externa. Es la Palabra de Dios a través de la cual se da toda la Creación, y sin Ella, la Creación no tiene lugar. Recuerden que solo hay Un Poder que puede moverse a través de la Creación: la Poderosa Luz Electrónica que existe por doquier y que interpreta toda la manifestación.


¿Qué desean hacer con sus vidas hoy, mañana, para siempre? Nadie llegará a ninguna parte en esta Actividad o en este Universo, hasta que avance en la Ciencia de la Precipitación de los Siete Poderosos Elohim. ¡Decidan qué quieren hacer! Luego, rehúsen ser absorbedores de todo aquello que no concuerde con su plan. Sean POSITIVOS en esa radiación. ¿Acaso el Sol deja de brillar por una nube? Claro que no, continúa tranquilamente, prestando un servicio impersonal y vertiendo Sus bendiciones a la Vida, trabajando a través de los dos aspectos de la Ley: Magnetización e Irradiación.