EL CRISTO PUEDE RESTITUIR NUESTRO PLAN DIVINO DE PERFECCIÓN

Si estamos ahogados en problemas y negatividades, aplicando el Principio de Mentalismo, los decretos positivos y la Ley del Perdón, y además de esto, haciendo la invocación al Cristo en nuestro Ser –que es el Señor Redentor de toda falta- podemos restablecer la manifestación inmediata de nuestro PLAN DIVINO DE PERFECCIÓN, logrando que una vida de enfermedad, carencias y sufrimientos, vuelva al estado de perfección y armonía. Podemos invocar Su Presencia, diciendo: “AMADO CRISTO EN MÍ, ASUME EL MANDO Y EL PODER EN ESTA SITUACIÓN, Y CORRÍGELA”.

Extraído del Libro “EL CIELO”, de Rubén Cedeño.