EL ARCA DE NOÉ

En vista del mal que reinaba en el mundo, Dios le dijo a Noé que construyera un Arca.


El Arca de Noé simboliza la “Protección Divina” creada alrededor de una persona o grupo espiritual, que impide la conexión y penetración de las negatividades y del mal del mundo.


Todos podemos protegernos y hacernos impenetrables a los problemas, las complicaciones, el mal, las emociones negativas, los malos deseos, la envidia, la extorsión, las desviaciones. Existe una forma espiritual de hacerlo sin recurrir a ningún talismán ni conjuro de nadie, creando con los decretos, la oración y la meditación, un “estado de conciencia de protección” que no puede ser penetrado por ninguna inarmonía.


Este estado de Conciencia de Protección Espiritual debe ser igual que el Arca de Noé: fuerte, grande, sólido, impenetrable, bien calafateado, que no lo penetre el agua o las emociones, que se desplace en medio del tormentoso oleaje de la vida sin que nada lo resquebraje, que no se hunda y que flote por encima de cualquier embestida de forma victoriosa, con todo el éxito.


Dice Emmet Fox: “El relato de Noé y el Arca es un ejemplo perfecto de la técnica para hacerle frente a un problema grande. Noé representa nuestro ser espiritual, y el Arca simboliza el estado mental que construimos cuando vemos que se acercan los problemas. EN VEZ DE ACEPTAR LA DIFICULTAD O DOBLEGARNOS Y TRATAR DE ESCARPANOS DE ELLA, CONSTRUIMOS UN ARCA, UN SANTUARIO MENTAL, UN SOSEGADO ESTADO MENTAL, MEDIANTE LA ORACIÓN. Construimos lo que técnicamente llamamos, en esta enseñanza, ‘un estado de conciencia’. En dicha conciencia, el miedo tendrá muy poco poder, siempre y cuando permanezcamos en el arca. ¿Por qué es tan importante la alegoría de Noé y el Diluvio? Pues, porque es la historia de nuestras vidas. Es otro bosquejo para vivir, que contiene tremendas verdades psicológicas y metafísicas. Nos muestra la manera de sobreponernos a las mayores dificultades que se suscitan en el camino.


“El Arca es una de las estructuras más notables que aparecen en La Biblia. Era un barco grande, y representa el ‘estado mental’ que uno construye cuando hay problemas en alrededor. En vez de aceptar los problemas, ceder a ellos, pensar que son inevitables, tratar de escaparse, las personas pueden construir un Arca, un santuario mental de pensamientos sobre la Verdad Espiritual”.


Extraído del Libro “EL ARCA DE NOÉ DE EMMET FOX, de Rubén Cedeño.

Editorial Señora Porteña.


Artículos Destacados