EJERCITANDO EL PERDÓN

Hay asuntos que, aunque sean verdad, no se tienen por qué decir, como las inclinaciones sexuales de alguien, o la persona con quien se acuesta. Aunque las cosas que dicen los que calumnian sean verdad, no se tienen por qué decir para hundir, denigrar de manera vulgar u ofensiva, como insulto, porque esto va en contra de todos los principios de la nobleza y el amor. Recordemos que “Nobleza Obliga”. Por la forma en que se hacen las acusaciones y calumnias se lee el bajo nivel y la vulgaridad de quien acusa. Si alguien acusa a su facilitador de homosexual, de esclavizar a sus colaboradores y de ser grosero; si acaso eso fuera verdad, con retirase en silencio y buscarse un facilitador moralista, tiene. De todas formas, hay que tener cuidado, porque, casi a diario, muchos moralistas y cristianos son descubiertos con prostitutas, en orgías, drogas y demás asuntos. Por eso, los metafísicos no pretenden ser moralistas y se dedican a ser personas normales, con defectos y virtudes, como cualquiera. Eso sí, con un constante afán de excelencia, cultura, elegancia, refinamiento, y armonía, porque con esto nadie peca. Generalmente, se ve a lo lejos cuando hay una acusación calumniadora, un movimiento oscuro para dañar, desbaratar y destruir. Pero, también se puede observar, desde los “Planos de Luz”, que si los injuriados no son culpables de los delitos que los acusan, seguro que esta situación sirve para que ejerciten el más grande perdón y suban un escalón más en su evolución. Si se perdona, se pasa la prueba. Ejemplo de esto fue la Crucifixión del Maestro Jesús, aunque juzguemos de malo a Judas y a todos los que tuvieron que ver con la pasión del Maestro Jesús, eso tenía un propósito interno y esto es tan cierto, que debido a eso Jesús Ascendió y se convirtió en el “Maestro de Sabiduría” que es hoy en día. Ya todos saben que, ante las injurias, calumnias y demás juicios insidiosos, la actitud correcta y el ejemplo a seguir es el de Jesús en la Cruz, perdonando y amando. No hay otra opción, por difícil que a algunos les parezca. Para las personas que condenan, juzgan y enjuician tan vilmente, solo cabe un gran agradecimiento, ya que mueven a la Ascensión, movilizan multitudes a unirse, apoyar y solidarizarse como hermanos del portador de la Verdad y la Luz.
Nota: Más información sobre el Perdón y el Rayo Violeta se encuentra en libros como: Pilares de la Metafísica, Rayo Violeta, Siete Rayos, Psicología de los Siete Rayos.
PERDÓN Y ARREPENTIMIENTO, por Rubén Cedeño URL: https://www.youtube.com/watch?v=njSqRnAeaAw
Texto extraído del libro "Perfil de la Metafísica" de Rubén Cedeño, editorial Señora Porteña