DESTRUCCIÓN DE LA MENTIRA

Los filisteos le sacaron los ojos a Sansón; esto es símbolo de perder la visión espiritual, el discernimiento, la concienciación. No obstante, con el tiempo, el pelo le volvió a crecer, reestableciéndole el nexo con los “Siete Aspectos de Dios".

Sansón destruyendo a los filisteos, de Giordano, Luca - Museo del Prado, Madrid

Un día, unos tres mil filisteos se reunieron en su templo para darle gracias a su dios pagano por tener preso a Sansón, y llevaron al cautivo para que los entretuviera. Sansón pidió que lo dejaran cerca de las columnas para poder reposar. Esta es la débil columna de los argumentos, las resoluciones, los decires de los ignorantes que desconocen y no actúan de acuerdo con los “Siete Aspectos de Dios”. Entonces, Sansón se puso a invocar a la Divina Presencia de Dios “Yo Soy" decretando: “ACUÉRDATE DE Mí, YO SOY LO QUE YO SOY. YO SOY TU FUERZA. UNA VEZ MÁS, PARA ELIMINAR A MIS ENEMIGOS”. Sansón movió las columnas, y el templo se vino abajo. La ignorancia no tiene consistencia y de nada se derrumba.
De esta manera, con el Poder y la Sabiduría de los “Siete Aspectos de Dios”, Sansón acabó con todos los falsos líderes políticos, militares, religiosos y sociales de los filisteos que así perdieron el control sobre el Pueblo de Israel.
Texto extraído del libro "BIBLIA" -Colección Metafísica Cristiana- de Rubén Cedeño publicado por la Editorial Señora Porteña.