CRUZ CARDINAL

La Cruz Cardinal está regida por el Primer Rayo Azul. Es la Cruz de la Presencia “Yo Soy” o Mónada, de las Iniciaciones, del Padre. Tiene la Luz de los Siete Logos Solares. En cuanto a las tres cruces del Calvario, es la de Jesús. Dice el Maestro El Tibetano, que la Cruz Cardinal otorga conciencia cósmica, y está conectada con los signos de Aries, Cáncer, Libra y Capricornio.
La Cruz Cardinal también está conectada con la “Ley Motriz de la Flecha Ascendente”, que rige el Primer Universo Azul de la Voluntad de Dios. Es como una flecha disparada al
Cielo que, en todo lo que se realiza, va directo -sin vueltas ni reculadas- a lo más alto, a la más sutil energía, a la síntesis, a la solución, a la Divina Presencia “Yo Soy”, al plano sin luchas, sin problemas ni nada tóxico. Es la Ley del Padre, que impera en el Aula de la Sabiduría, de la Mente y el Pensamiento exclusivamente positivo. Es la Ley que solo toma las ideas y decisiones más iluminadas.
El cumplimiento de esta Ley lleva al equilibrio perfecto donde no hay que sudar por los entuertos que pueda producir el mundo de la lucha. Es la Ley que más usa el verdadero metafísico en todo lo que hace: en su trabajo, su economía, sus estudios, sus planteamientos, sus decisiones y su grupo de estudios. Por eso le va bien en todo, avanza y resuelve más, en menor tiempo y con mejores resultados que todas las personas que desconocen y no saben aplicar esta Ley.
Texto extraído del libro: "PRIMER RAYO AZUL" de Rubén Cedeño, Editorial Señora Porteña