CORAZÓN DE TU SER

Siéntate o acuéstate en un lugar tranquilo y en silencio, donde nadie te interrumpa; cierra tus ojos y no te muevas más. Entra en comunión con tu “Dios Interior”.


Lleva tu atención al “Corazón de tu Ser” y mantente allí, en Paz y Armonía, el tiempo que quieras. En el momento en que tu corazón te lo indique, piensa, siente y afirma mentalmente: “EL CORAZÓN DE MI SER ES EL GRAN SILENCIO, CENTRO DE MI CONSCIENCIA Y DE LA CREACIÓN”. Aquí ya no existe ninguna perturbación, solo el Silencio del Corazón de la Creación. Piensa, siente y afirma mentalmente: “YO NO ESTOY EN EL PLANO DE LA LUCHA, EN EL CENTRO DE MÍ ESTÁ EL SER: VOLUNTAD, SABIDURÍA Y AMOR”.


Extraído del Libro “ESENCIA”, de Rubén Cedeño.