CORAZÓN AMATISTA

Trae maravillosos resultados visualizar un “Corazón Amatista” en el centro del pecho, y meter en él a todas las personas que hayan cometido una transgresión al amor, para, de ese modo, perdonarlas; y después, ir incorporando a familiares, amigos, conocidos y coterráneos, hasta reunir al mundo entero, decretando:
“TE INTRODUZCO DENTRO DE MI CORAZÓN AMATISTA”.

Explica el Arcángel Zadkiel: “En cada lugar donde el Amado Saint Germain ha caminado, existen magníficos yacimientos de amatistas. En cada lugar donde se han descubierto ‘piedras del Rayo Violeta’, en un momento u otro, algún miembro de la Orden de Zadkiel sostuvo un templo y activó, allí, la frecuencia vibratoria del ‘Séptimo Rayo’. Así que la gente que utiliza una amatista está realmente usando la energía condensada por la fuerza de la oración, la invocación, y el poder de magnetización de los Sacerdotes y Sacerdotisas de la Orden de Zadkiel.
“En la antigüedad, la amatista solo era usada por los sacerdotes y las sacerdotisas de la Orden de Zadkiel, quienes habían calificado para invocar y magnetizar los poderes del Fuego Sagrado, y así beneficiar de la humanidad. En las Edades Doradas de Atlántida y Lemuria, nadie hubiera presumido de llevar o usar una amatista, a menos que perteneciera a la Orden de Zadkiel”.

Extraído del libro "Saint Germain Plus" de Rubén Cedeño, Editorial Señora Porteña