CONSUMICIÓN DEL MAL

La máxima protección que puedes tener contra toda energía siniestra manipuladora es el poder de usar el “Rayo Violeta”.

Invocando la Ley del Perdón, que es la “Llama Violeta”, se consumen todas las malas creaciones del pasado, para así ser libre de todo sufrimiento. El uso de la “Llama Violeta” es el único medio para disolver la acumulación de discordia creada a lo largo de cientos y miles de encarnaciones, y liberarse de ella.

La humanidad va a ser salvada por su propia demanda y la asistencia de los Maestros Ascendidos, a través del uso purificador del “Rayo Violeta”.




Lo primero que se debe hacer, al volverse consciente de un error, es invocar la Ley del Perdón, diciendo: YO SOY LA LLAMA VIOLETA, QUE DISUELVE TODO ERROR Y CREACIÓN INDESEABLE, SU CAUSA, REGISTRO Y MEMORIA.

A través de la proyección consciente, se puede disparar un Gran Cañonazo de Llama Violeta Consumidora, para que disuelva todo lo indeseable e imperfecto. “YO SOY UN GRAN CAÑONAZO DE LLAMA VIOLETA CONSUMIDORA, DISOLVIENDO TODO LO INDESEABLE E IMPERFECTO EN MI MUNDO”.


Extracto del libro "Saint Germain Plus" de Rubén Cedeño