COMIDA ELECTRÓNICA

Somos lo que comemos: si comemos luz, seremos estrellas; si comemos carne y chatarra, seremos cementerios.
Toda comida está cargada de electrones, y, al intervalos, estos se incorporan a la envoltura física, influenciando en su constitución, pensamientos y sentimientos, de acuerdo con su naturaleza.
Cuando se bendice los alimentos ante de comer, se los carga con una inmensa cantidad de electrones capaces de transmutar cualquier pequeña impureza y de volverse luz al ser ingeridos. "AMADA PRESENCIA DE DIOS, BENDICE ESTOS ALIMENTOS Y LAS MANOS QUE LOS PREPARARON".


Los vegetales, las verduras, las legumbres, las frutas, el agua fresca y los frutos secos están cargados de vitalidad, salud, frescura, y, al ingerirlos, producen esos efectos.
Las carnes de res, aves o pescados, están impregnadas de sangre, crimen, dolor y miedo que sufrieron los animales cuando fueron sacrificados, quienes las ingieren se contaminan con esos electrones, y lo mismo sucede cuando consumen bebidas alcohólicas o drogas. La bendición de los alimentos no penetra ni transforma los electrones de crimen y daño en las carnes, bebidas alcohólicas y drogas.
Extraído del libro "Transmutación Electrónica Metafísica" de Rubén Cedeño, Ed Señora Porteña