CARTA MAGNA DE LA METAFÍSICA

El propósito primordial de la Metafísica es que cada uno consiga la fusión con su “Ser Interno", y, de esta manera, logre “ELIMINAR EL SUFRIMIENTO”, consiguiendo que la humanidad esté “LIBRE" de la tristeza, de la ignorancia, la pobreza, la enfermedad, la guerra, el odio, el autoritarismo y el rencor. Es dar a conocer a los pueblos del mundo que la realidad suprema de Dios vive dentro de cada uno, y esto nos hace capaces de realizar las virtudes manifestadas en los “Siete Aspectos de Dios”, o “Siete Rayos”, que son: Buena Voluntad, Sabiduría, Amor, Pureza, Verdad, Suministro y Perdón.
Hacemos uso del poder de la mente y sus facultades, para vivir una vida positiva, asunto de capital importancia en la instrucción. Esta información hay que facilitársela a toda la humanidad, hasta hacer que todo el conglomerado planetario sea básicamente bueno, siempre y cuando así lo desee sin obligar a nadie.
Procuramos, por medio de la observación constante, que cada ser humano entre en el “Conocimiento de sí mismo" hasta el total desenvolvimiento de la consciencia de su “Ser Interno”.


Por medio del estudio y la observación trabajamos en el desenvolvimiento de los "Siete Aspectos de Dios”, que son las virtudes representadas por cada uno de los “Siete Rayos", donde cada uno de ellos tiene su color y según la dispensación de la Jerarquía Espiritual, cada uno tiene su Director y su día de irradiación.
Reconocemos y nos sumamos al Propósito que sirven los Maestros de la Jerarquía Espiritual de Shamballa, sin adorarlos, sino trabajando de acuerdo con el Plan que Ellos Conocen y Sirven, que es prestarle servicio la humanidad.
Extracto del libro: "Perfil de la Metafísica" de Rubén Cedeño, Editorial Señora Porteña