BELLEZA

No sé quién ha inventado que andar bonito es andar con los pantalones rotos. Van a las tiendas y los compran más caros cuando están rotos. Tampoco sé quién inventó que, para andar bonitas, peinadas, las mujeres tienen que ponerse un explosivo en la cabeza que les alborote todos los cabellos. Uno puede andar a la moda, pero bonito. ¿Quién inventó que uno tiene que andar desaliñado o desteñido? La belleza externa es producto de la belleza interna y viceversa. Porque la belleza es una sola, no es externa ni interna; por lo tanto, cuando se manifiesta, se expresa adentro y afuera, y puedes andar con un pantaloncito o una camisita sencilla pero hermosa.
ISADORA DUNCAN, la gran bailarina que transformó el ballet, se ponía una túnica blanca –dos pedazos de tela que unía a los lados– y una faja, y andaba hermosa por los teatros de Europa; o sea, no es necesario ser ostentoso, lo que hay que tener es elegancia y belleza; eso es Sabiduría. La Sabiduría es tener Paz, pero no esa paz de palabras de la que hablan por la radio o la televisión; es una actitud de Paz interna, no es andar como un periquito hablando tanto.


[...]
Cuando los Amados Dioses Soles de nuestro Sistema –que pertenecen al Rayo Dorado– estuvieron listos, hicieron el llamado a los Elohim para realizar la Creación. Después que los Amados Hércules y Amazona proyectaron la Voluntad de Producir la Creación con sus respectivas cualidades de Fuerza y Poder, los Amados Casiopea y Minerva trajeron a la Tierra, como hipóstasis de VISHNÚ (EL PRESERVADOR CÓSMICO), la preservación y la actuación inteligente de todas las operaciones del nuevo Universo.
Extracto del libro "Siete Elohim" de Rubén Cedeño, Editorial Señora Porteña