BASES DE LA METAFÍSICA

No existe una señora llamada Metafísica, sentada en una poltrona, dictaminando qué es o qué no es la Metafísica. Tampoco existe algo como una religión o secta llamada Metafísica, para decir: “yo soy metafísico". La Metafísica no es algo ajeno a la religión de cada uno, a la profesión que ejerce, la clase social a la que pertenece, la cultura que tiene, la historia de cada uno o a su orientación sexual; la Metafísica está en todo. No hay nada excluido de la Metafísica. El amor, la fe, la sabiduría, la belleza, la confraternidad, la ética y la cultura son cualidades Metafísicas, porque van más allá de lo físico, y lo que vemos de ello son solo sus manifestaciones. Una pareja besándose o haciendo el amor están manifestando amor, pero no es el amor en sí mismo, sino una expresión del amor ¿Puede haber algo que no contenga amor en todo el universo? “Amor”, traducido en términos científicos, es cohesión. En el agua hay amor, ya que están cohesionados el hidrógeno y el oxígeno. ... todo es Amor, y el Amor es Metafísica. Entonces, ¿puede haber algo que no tenga la Metafísica? Nada. Hay personas que interrogan: ¿la Metafísica va en contra de la religión? Si en la religión hay Amor, hay Metafísica. Pero en la Metafísica no solo hay Amor, también hay "Buena Voluntad" y “Sabiduría”. El que estudia Metafísica lo hace por un acto de Voluntad, y eso es Metafísica. Todo en la vida tiene Voluntad. La señora que está barriendo, tiene voluntad de barrer, eso es Metafísica; igualmente la Sabiduría, la Belleza, la Salud, la Opulencia y el Perdón, que son cuestiones que no se ven, pero existen en todas las religiones y en nuestra vida.


Texto extraído del libro "PERFIL DE LA METAFÍSICA" de Rubén Cedeño publicado por Editorial Señora Porteña
Artículos Destacados