AROMATERAPIA

La Aromaterapia es la ciencia de la curación a través de los aromas, una rama de la Medicina Alternativa de la Nueva Era. Entre las recomendaciones que ella puede ofrecer, están las siguientes: Hay que evitar, ante todo, el mal olor en las axilas, el cabello, la ropa y todo el cuerpo. Esto es posible mediante el baño diario y el uso de jabones, esencias y champú de buenos aromas. Igualmente hay que hacer con la ropa de vestir.


Se deben evitar las aguas con malos olores, los lugares encerrados, e impedir que se apoderen de la ropa los hongos que producen mal olor –que muchas personas dedicadas a la drogadicción tienen-, pues entidades astrales malhadadas se pegan a las vestiduras malolientes.


Existen aromas que pueden ser aplicados por medio de aceites, esencias e inciensos, y que actúan favorablemente sobre la actividad psíquica y motriz del individuo en tratamiento. El aroma de eucalipto purifica y limpia de entidades astrales; igual efecto y muy fuerte produce el alcanfor. El sándalo atrae vibraciones muy altas, que fortalecen la Buena Voluntad de las personas, atrayendo ángeles y entidades de los planos superiores. El pino es un gran purificador y revitalizador mental, de gran utilidad en la reconstrucción del cerebro. El aroma de rosas es un gran tranquilizante; induce a pensamientos de gran altura espiritual, reflexión y Amor Divino. El jazmín es una vibración muy alta, que conecta la conciencia con la radiación de la inteligencia. El aroma de loto es uno de los más espirituales, ya que esta flor atrae la energía del Santo Cristo Interno. La Lavanda es el perfume del perdón, la transmutación, y debe ser usado constantemente.

Extraído del Libro “NO HACE FALTA LA DROGA”, de Rubén Cedeño.

Editorial Señora Porteña.