ACELERACIÓN DEL KARMA


Una vez en el Sendero, el estudiante se somete inmediatamente a una aceleración de la Ley de Causa y Efecto. La energía que cada individuo ha calificado negativamente, en previas encarnaciones, como causas de naturaleza imperfecta, debe ser devuelta a quien la envío para que la purifique, transmute y restituya a Dios en el mismo estado de perfección con el cual emanó. De modo tal que estos estudiantes tienen mucho más que “gestionar”, a medida que sus energías regresan, que los seres humanos en general, cuyas energías retornantes son sostenidas en suspenso, por misericordia, hasta que ellos aprendan la Ley de la Transmutación (la Llama Violeta Transmutación). De otro modo, la humanidad se vería abrumada por la retribución kármica y no podría realizar ningún progreso espiritual en su vida terrenal.
La Ley Cósmica establece que ningún alma puede recibir más karma destructivo en su experiencias, en una vida, del que su conciencia puede transmutar y manejar en su actual nivel de desarrollo.
Extracto del libro “El Gurú y el Chela de Koot Hoomi
Artículos Destacados