GURÚ


AMOR Y REVERENCIA AL GURÚ

QUE ME LLEVA DE LA OSCURIDAD A LA LUZ

INFINITAS BENDICIONES A SU PRESENCIA

QUE SIEMPRE GOCE DE VIDA Y SALUD.


Gurú es todo aquel que conduce de la oscuridad a la Luz; de la Ignorancia a la Sabiduría; de la mortalidad a la Inmortalidad. “Gu” es oscuridad, y “ru”, lo que la destruye, como Gurú se conoce al que hace esto, a "Aquel que destruye la oscuridad”.


La definición de Gurú no determina en su función, autoridad, exageradas virtudes espirituales, ni poderes extrasensoriales, aunque es obvio que debe conocer el Dharma, tener realizado algo de lo que enuncia y comunicarlo. Nadie tiene la realización total del “Sanâtana Dharma", la "Enseñanza Eterna”, por lo tanto, a veces, los Gurús son diestros en algunas partes del Dharma, y fallan en otras, pero eso no les impide transmitirlo.


La realidad de lo que es un verdadero Gurú, no es lo que humanidad ha concebido o hecho de esta condición, imaginando que se trata de una persona, generalmente, de vestimenta oriental, sentado en un lugar importante, dando órdenes, entregando una misión, siendo una autoridad para un discípulo que lo obedece, lo adora, lo sigue y lo complace. Esto no es un Gurú.


Todo el mundo necesita un Gurú, un real Gurú: alguien que facilite, ilumine, enseñe, aleccione, eduque, cultive o ilustre sobre el "Sanâtana Dharma", la "Enseñanza Eterna".


Hay que hacer un trabajo educativo en la humanidad, para liberarla de la ignorancia; para esto, es necesaria una relación entre el que sabe y el que aprende. "Relación" es una palabra que se deriva de "religión", una asociación religiosa, en el verdadero sentido que connota la palabra "religión" no el de un culto organizado.


Religión es una Relación de Rectas Relaciones Humanas, un asunto que connota amor, porque el ser humano solo no puede emprender una empresa de transformación social, en este caso de educación espiritual y tiene que recurrir a la relación del que comunica con el que participa, pero sin sometimiento, de forma libre, voluntaria, sin invasión, sin autoridad.


Si lo más sagrado en el vida de un ser es saber y poner en práctica el "Sanâtana Dharma", la "Enseñanza Eterna", también lo mas santo para esta persona son los textos que lo contienen y el Gurú que lo facilita, lo alecciona, lo educa, lo cultivan o ilustra, no el que impone el aprendizaje.


Extracto de Sanâtana Dharma de Rubén Cedeño

Artículos Destacados