CANÁ

En las bodas de Caná faltó vino, y la Madre María le dijo a Jesús: “No tienen vino”. Entonces le ordenó a los que servían: “Haced todo lo que Él os diga”. En esta frase se han basado las Iglesias Católica y Ortodoxa para darle un poder extraordinario a María, pues este es un decreto que significa hacer todo lo que Jesús enseñó; en este caso, era la puesta en práctica de “el Pan nuestro de cada día, dánoslo hoy”. Pan no es solamente el pan de trigo, sino todo lo que uno necesite, y en el caso de las Bodas de Caná, era vino. Por esta razón, en algunos iconos antiguos ponen a María como “Hogedetria”, sosteniendo al niño Jesús con la mano izquierda y señalándolo con la derecha.
[ ... ]

Las Bodas de Caná de Paolo Veronese

En las Bodas de Caná se produce el primer milagro de Jesús. Caná simboliza: Poner al alcance de todos el Pan nuestro, que pareciera solo para los privilegiados. Caná, en nuestro cuerpo, simboliza la Laringe. Esto significa que convertir esa agua en vino fue un acto de consciencia, de darle a todo el mundo lo más puro y bueno de la enseñanza espiritual; la enseñanza se simboliza con el Pan. Jesús decía: "Yo Soy el Pan de Vida”. El agua la bebe todo el mundo, mientras el vino bueno se reserva solo a los señores que están en los banquetes. Jesús convierte el agua en vino, lo que quiere decir que aquella Enseñanza Espiritual de alta intelectualidad, para privilegiados, sofisticada y profunda, la pone al alcance del mundo entero, para que todos la tomen como que si fuera agua; eso es lo que nosotros siempre debemos hacer.
Texto extraído del libro "PADRE NUESTRO METAFÍSICA" de Rubén Cedeño publicado por Editorial Señora Porteña

Artículos Destacados