ESTABLECIMIENTO DEL PLAN DIVINO PLANETARIO

El “Establecimiento del Plan Divino Planetario” está basado en el reconocimiento de que todos los seres humanos son iguales en su origen y en su meta, pero que cada uno está en una etapa distinta de desarrollo evolutivo.


En el “Establecimiento del Plan Divino Planetario”, los grupos gobernantes están compuestos por quienes trabajan para “el mayor bien del mayor número”, y ofrecen oportunidades a todos, procurando que el individuo tenga libertad. Los derechos soberanos de cada nación serán reconocidos y se permitirá la plena expresión de su genio particular, tendencias individuales y cualidades raciales.


Establecimiento del Plan Divino Planetario por Rubén Cedeño

En el “Establecimiento del Plan Divino Planetario”, desaparece el control del trabajo por parte del capital y el control del capital por parte del trabajo. Se reconoce que los productos del mundo, los recursos naturales y sus riquezas no pertenecen a ninguna nación, sino que deben ser compartidos por todos. No habrá naciones que “poseen” y otras que no. Se trata de una equitativa y apropiada distribución organizada de los alimentos, las fuentes de energía, las riquezas de todo tipo, que tendrá como prioridad las necesidades de cada nación, sus propios recursos internos y los requerimientos de su pueblo.