ASCLEPIO Y SEÑORA HIGÍA

Asclepio, el Dios de la Medicina, es un SER DE LUZ que trabaja junto con su Amado Complemento, la Señora Higía. Asclepio se ocupa de dirigir todo el movimiento medicinal y curativo del planeta Tierra, desde los planos internos, además de ser el patrono de todos los médicos, paramédicos, enfermeras y afines. Él fue conocido en Roma como Esculapio, hijo del Amado Dios Solar Apolo. Su nombre se corrompió cuando llegó a Roma, y en latín fue pronunciado como “Esculapio”, pero originalmente era Asclepio.


Asclepio aprendió la medicina de su gurú, el centauro Quirón, y el poder curativo, de la Señora Pallas Atenea, quien le regaló la sangre del lado derecho de la Gorgona matada por Ella; esta sangre tenía el poder de la Sanación hasta el punto de la Resurrección; la sangre del lado izquierdo de la Gorgona era altamente venenosa.


PATRÓN ELECTRÓNICO


El Patrón Electrónico de Asclepio es una “Vara de Curación”, esta vara es de ciprés, árbol considerado sagrado por su longevidad o inmortalidad, lo que originó su símbolo como “árbol de la vida”. La Vara Mágica de Ciprés de Asclepio lleva enrollada a la Amada serpiente Zamenis, una culebra que no tiene veneno, jamás ha matado a ningún ser humano. Zamenis consume a los roedores, que representan las enfermedades que roen la salud de los enfermos. El ser humano, en la antigüedad, relacionaba la serpiente con el rejuvenecimiento, la sabiduría, la fertilidad y la salud.

LLAVE TONAL

La Llave Tonal del Señor Asclepio se encuentra en el aria “Una Furtiva Lágrima” de la ópera “L’elisir d’amore”, del compositor italiano Gaetano Donizetti, donde claramente se hace ver que la curación se precipita donando el remedio del “Amor Divino”.