SIETE RAYOS

ORIGEN DE LOS RAYOS

Desde el “Gran, Gran, Gran Silencio” surgió el “Verbo Creador”, el “Primer Om” o “Yo Soy”; de allí brotaron los Tres Rayos Primarios: el Azul, la Voluntad; el Dorado, la Sabiduría; y el Rosa, el Amor. Junto con esta Primera Llama Triple surge el “Gran, Gran, Gran Sol Espiritual Central” con todos los demás Rayos y sus respectivas Cualidades; por eso en todos los soles, planetas y astros existen los colores de los Rayos. Cada uno de estos Rayos Primarios es personificado por un Ser Cósmico Primordial de la Creación: Azul, el Señor Shiva; Dorado, el Señor Vishnú; y Rosa, el Señor Brahma.



Todas las personas que se han Liberado, Iluminado, que han Ascendido o llegado a la Santidad, lo han logrado de acuerdo con las características de uno de los “Siete Rayos”. En la Metafísica se trabaja dando a conocer y desarrollando en la humanidad las cualidades de los “Siete Rayos”, que es la Enseñanza del momento.


Cada uno de los “Siete Rayos” es la expresión de un “Aspecto de Dios”. En cada amanecer, el Sol activa un Rayo más que otro. Los “Siete Rayos” se van activando uno por uno, cada día de la semana.


Extracto del libro "Siete Rayos" de Rubén Cedeño